Cómo unir piezas de melaminas para armar muebles Muebleando

Enviado por Muebleando el Vie, 24/04/2020 - 20:06
Fecha de actualización

Cómo unir piezas de melaminas para armar muebles, un tema indispensable si queremos crear bibliotecas, alacenas, bajo mesadas, modulares, cajoneras y tantos otros muebles. Hay varias formas de unir melaminas, acá un resumen de las opciones que podemos desarrollar.


Cómo unir piezas de melamina para armar muebles

 

Cómo unir piezas de melamina

Para unir piezas de nuestro mueble debemos saber que existen varias posibilidades. Podemos utilizar distintas técnicas dependiendo el resultado que queremos obtener y también hay que tener en cuenta el tiempo. Algunas nos llevará más tiempo que otras. 

Las técnicas de uniones más usadas son:

  1. Con tornillos

  2. Con armadores

  3. Con tarugos

  4. Con lengüetas

La lista anterior está ordenada por orden de calidad de la unión. Siendo la unión con tornillos la de menos calidad y la de lengüetas la de mayor calidad. 

Uniones con tornillos

Es la técnica de unión más utilizada en todo el mundo por su rapidez y complejidad. Hay un detalle que no todos conocen y que te puede ser de gran utilidad. No se agujerean las 2 piezas con la misma mecha. Tampoco es conveniente colocar los tornillos sin agujerear. 

Para unir dos melaminas debemos agujerear la primer pieza con una mecha con la cual pase el tornillo con la mano. Tiene que poder pasar libremente. La acción del tornillo es enroscarse en la segunda pieza y empujar hacía esta la primer pieza con su cabeza. Al enroscarse jala para sí la otra pieza a unir. 

Un error muy común es hacer un agujero de menos espesor para sacar un poco de material y listo. De esa forma el tornillo estará enroscándose en las 2 piezas. 

Vamos a notar que no se ajusta muy bien la unión y en algunos casos hasta queda una pequeña luz entre las piezas. 

Al armar con los tornillos de 50 mm y al colocar las tapas de los cajones cuando usamos lo de 30 mm debemos realizar 2 agujeros. Cuando utilicemos los tornillos de 16 mm no hace falta hacer agujero.

Hay un caso un poco más complejo que es cuando unimos piezas de MDF. El MDF es cómo cartón prensado. Si le colocamos un tornillo en el medio puede llegar a abrirse. Esto es porque el tornillo no tiene lugar o porque las paredes en el costado del tornillo quedan débiles. 

Para evitar esto debemos agujerear de igual forma la 1er pieza. El tornillo pasará con la mano, y luego debemos hacer otro agujero en la 2da pieza. Este 2do agujero deberá ser del espesor del vástago del tornillo.

Lee este otro artículo para conocer cómo hacer uniones de piezas de madera maciza.

Uniones con armadores

Los armadores son generalmente utilizados cuando queramos ocultar los tornillos para no dejarlos a la vista. Si vamos a hacer un placard externo (que no va dentro de paredes) podríamos ocultar sus tornillos de costado para que no se vean al unir las piezas. Queda realmente feo ver los tornillos cuando un mueble está terminado. 

Uniones con armadores de plástico 

Los armadores de plástico son como unas escuadras chiquitas que vienen con una tapita. Vienen de varios colores y tienen un agujero de cada lado para su fijación. Es conveniente marcar bien donde va a ir el tornillo con una punta porque al unir piezas se puede generar una pequeña luz si se corre de donde debería ir.

Es conveniente colocar los armadores no muy afuera para que no se vean. Más bien ubicarlos en el interior, más en el medio sin sacarle fuerza a la unión. Esto quiere decir que no deberíamos fijar 3 armadores en el centro de las piezas. Deberíamos distribuirlos a lo largo de la pieza sin que queden muy en el exterior.


Armadores de plástico

Debemos tener  en cuenta que si tenemos una pieza en el fondo conviene no colocarlo muy en el fondo. Nos tiene que quedar espacio para colocar la atornilladora.

Uniones con armadores de metal

Los armadores de metal son parecidos a los plásticos pero más chicos. Vienen también con un agujero de cada lado pero son mucho más fuertes. Para colocarlos debemos también seguir las mismas indicaciones que para las plásticas.

Uniones con rafix y minifix

Las uniones con estos tipos de elementos no estarán dentro de esta guía pues son más complejos de utilizar. Debemos usar unos marcadores y plantillas costosas que no valen la pena mencionar en este manual.

Uniones con tarugos

Siempre que nuestra unión sea madera con madera va a ser mucho más fuerte que con madera y un metal por ejemplo. Al colocar el adhesivo se transforma todo en una misma pieza. 

Los adhesivos del mercado actual son muy potentes y duraderos. No como los de otras épocas. Los antiguos adhesivos se realizaban con materiales biodegradables (es por eso que vamos a ver miles de sillas antiguas que se desarman solas).

Para colocar los tarugos es necesario contar con marcadores o plantillas. Estos pueden ser simples o complejos. 

Vienen unos marcadores que son unos metales redondos, de unos 8mm de espesor  y tienen una punta. Estos son los más económicos del mercado. 

Luego vienen otros más complejos con topes y regules. 

Las plantillas son muy importantes porque debemos hacer un agujero en cada pieza que queramos unir. Estos deben coincidir para que la unión esté correctamente hecha. De otra forma las piezas nos van a quedar desfasadas. 

Generalmente se utilizan tarugos de 8 mm pero vienen de varios espesores. También podemos crear nuestros propios tarugos si sabemos cómo hacerlo.

Unión con lengüetas

Las uniones con lengüetas son fáciles de hacer si tenemos los materiales. Lo más difícil es hacer la lengüeta propiamente dicha. Si contamos con terciado de 3 mm (al menos) se nos va a ser mucho más fácil. 

Para hacer la lengüeta debemos cortar el terciado del largo y ancho que necesitemos y listo. 

Los discos de corte de las escuadradores son de 3mm, con lo cual se nos facilita la tarea. En las piezas debemos hacer una ranura con la escuadradora para colocar la lengüeta.

También se pueden crear lengüetas más anchas. Podríamos colocarla con clavos y cola de carpintero a una de las piezas y hacer una ranura en la 2da pieza. 

Podríamos utilizar un tupi también para realizar las canaletas. Las herramientas y máquinas a utilizar dependerá de nuevo, de la calidad que le queremos dar a nuestro trabajo de carpintería.

A tener en cuenta al unir 2 piezas

Hay dos principios que tenemos que tener en cuenta a la hora de crear muebles. No es lo mismo hacer un mueble colgante que un mueble que va apoyado en el suelo. Siempre tenemos que pensar en cómo está armado y cómo va a trabajar el tornillo, el tarugo o la lengüeta.

Muebles apoyados en piso

Los muebles apoyados en el piso deberán ser pensados y creados con los laterales apoyados en el piso. Desde el piso atornillaremos los laterales. 

El piso de nuestro mueble irá de punta a punta. Por ejemplo, si vamos hacer una cajonera de 70 cm, el piso será de 70 cm de longitud. 

Generalmente estos muebles los moveremos agarrándolos desde el lateral o costado. Si el lateral llega hasta el piso, la primer pieza antes del tornillo será el lateral y enroscará en el piso del mueble. Si tiramos del lateral para moverlo podemos llegar a quedarnos con el lateral en la mano. Es por eso que se arma al revés.

Los tornillos agarran muy bien las melaminas base aglomerado y base mdf. Sobre todo en base mdf. Pero si ejercemos mucha fuerza o palanca podemos sacarlos de su lugar.

Uno de los muebles más conocidos que se apoyan en el piso son los bajo mesadas. Mirá este otro gran artículo: Cómo diseñar y hacer muebles de cocina

Los tornillos o escuadras están para sostener la pieza en su lugar. Siempre que unamos maderas es muy aconsejable contar con un adhesivo. En las melaminas para que la cola de carpintero agarre es necesario que rayemos la superficie. De otra forma no cumplirá su función pues sobre el papel de la melamina no se adhiere.

Muebles colgantes

Los muebles colgantes por el contrario están siempre haciendo fuerza por culpa de la gravedad. Si colocamos el piso de una alacena entero el tornillo iría desde abajo hacia arriba, siendo la 2da pieza el lateral. 

Al cargar la alacena, ésta pesará muchísimo más y nuestra alacena estará colgada con unas escuadras. Puede desfondarse. Esto quiere decir que el lateral deberá ser entero. 

Por ejemplo, si nuestra alacena va a tener 60 cm de altura, el lateral será de 60 cm. De esta forma, el tornillo trabajará al corte evitando que el piso se venga abajo.

Armado de Cajones

Los cajones pueden ser armados de distintas formas. Podemos usar distintos materiales y distintas técnicas como a cola de milano.

Los cajones constan de 3 partes esenciales. La estructura interna, la tapa y el fondo. Tenemos que tener en cuenta esto para el momento del cálculo también. 

La tapa, es la última pieza que se fija en el mueble. Su función es tapar las correderas y espacios internos. También sirve para corregir pequeñas imperfecciones. 

La estructura interna tendrá entonces un frente, dos laterales y la parte de atrás que llamaremos contra frente. 

Para nuestro caso y para esta guía haremos cajones con la misma melamina de 18 mm. Serán armados con tornillos y nunca debemos olvidarnos de esto: 

Los laterales siempre abrazan el frente y el contrafrente.

Trabajaremos con fondos de 3 mm que fijaremos con clavos. Hay otra técnica donde se puede realizar una canaleta y luego colocar el fondo pero es más recomendable para otro tipos de materiales. Las melaminas quedarían muy débiles al realizar el acanalado.

Y no te olvides de contactarnos por whatsapp ante cualquier duda. 

 Whatsapp 011 1550271531 >>